Scalian, un grupo de especialistas
projet lighthouse

Proyecto LightHouse: ¿hacia una aplicación faro?

¿Ha tenido que buscar alguna vez un objeto sin ser capaz de encontrarlo? Imagínese ahora que fuera incapaz de ver los objetos que lo rodean. ¿Qué le parecería pedirle a su smartphone que encuentre el objeto por usted, como si del genio de Aladino se tratara?

Nuestros ingenieros se plantearon esta cuestión que parece trivial e intentaron ofrecer una respuesta mediante el diseño de la aplicación para smartphone LightHouse.

Tecnología al alcance de todos

¿Quién no ha extraviado alguna vez sus llaves o dejado un objeto en un sitio y ha tenido que buscarlo durante minutos u horas?

Para una persona capaz de orientarse, esta pérdida de tiempo aparentemente inútil a menudo es irritante. Para una persona con discapacidad visual, plantea una dificultad muy distinta. Las personas con discapacidad visual palían esta dificultad utilizando su memoria para poder encontrar objetos de uso habitual (llaves, cartera, etc.).

Con la edad, la memoria se deteriora. Por lo tanto, cada vez les cuesta más recordar el lugar donde se encuentran esos objetos.

Nuestros ingenieros e investigadores, con el deseo también de optimizar el tiempo que les costaba encontrar sus objetos perdidos, abordaron este problema. Se plantearon la pregunta siguiente: ¿y si fuéramos capaces de diseñar una aplicación inteligente que permita a todo el mundo encontrar un objeto preguntando al smartphone?

lighthouse app

Responder a una necesidad real

Para que la aplicación pudiera servir a todo el mundo, nuestro equipo decidió orientarse a un público para el que la aplicación aportaría un beneficio real en su día a día: las personas con discapacidad visual.
En Francia hay 1,7 millones de personas con trastornos de la visión. Según la OMS, el número de discapacitados visuales se duplicará de aquí a 2050. En la actualidad, el 90% de las personas mayores de 65 años tienen discapacidad visual. Es el momento de actuar.

¿Fácil de decir, pero difícil de hacer?

El planteamiento de partida era, pues, encontrar un objeto extraviado preguntando en voz alta al smartphone.
Para lograrlo, el equipo se aplicó a deconstruir el problema. Los ámbitos de competencias de cada uno de ellos permitieron elaborar pistas que condujeron al primer prototipo de la aplicación, que se bautizó con el nombre de LightHouse (el faro, QED).

¿Cómo funciona?

Al invocar la aplicación LightHouse, esta se ejecuta y solicita al usuario a través de un sintetizador vocal que indique el objeto que busca. El reconocimiento vocal introduce, entonces, el nombre del objeto buscado e inicia la búsqueda en el entorno del usuario.

Se emiten instrucciones para el usuario sobre el posicionamiento correcto de su smartphone con el fin de hacer un barrido por el área y para que la cámara del dispositivo tenga la orientación óptima.

El barrido ejecutado finalizará cuando se detecte el objeto buscado, lo cual se indicará al usuario por medio de una vibración/señal acústica. A continuación, se guiará al usuario, como si de un radar se tratará, hacia el objeto.

De no detectarse el objeto, la aplicación no impondrá ningún tiempo límite para la búsqueda del objeto por parte del usuario al que se le concederá una duración “ilimitada” para encontrar el objeto en el resto de su vivienda.

¿Desea saber más
o un proyecto similar
podría ser de interés para usted?

En resumen

En la actualidad, la aplicación LightHouse funciona en PC para aprovechar la potencia de cálculo de este. Se está desarrollando para Android. Se están llevando a cabo las primeras pruebas que deberán posibilitar la puesta en servicio de la aplicación en la primavera del 2020.

Las personas con discapacidad visual no serán los únicos usuarios potenciales de la aplicación. El dispositivo podrá orientarse también a personas con trastornos de la memoria o de concentración.

LightHouse también podrá prestar asistencia a personas mayores y con Alzheimer. Se trata, en todo caso, de vías en las que el equipo también trabaja.

¿Y a continuación?

Este bloque tecnológico que se basa en una API de comando de voz (para la conversión de voz a texto y de texto a voz) sin conexión a Internet y en las redes neuronales convolucionales  para detectar objetos, abre numerosas perspectivas por lo que se refiere al uso.

Y el equipo no deja de buscar nuevas ideas, que ya están cobrando vida a través de otros proyectos sobre la adaptación del dispositivo y las tecnologías a usos muy distintos.

Actualmente, esta aplicación y sus prometedores servicios se está estudiando para su implementación en administraciones públicas.

Equipe projet LightHouse

¿Quiénes son nuestros ingenieros?

Personas formidables, sin lugar a dudas, pero también muy competentes. Este pequeño y ágil equipo cuenta con un Product Owner, Clément, el benjamín; 2 datascientists/desarrolladores, Ala, reina de las compras en sus ratos libres, y Ouassim, el sibarita. También cuenta con una jefa de proyecto/scrum master,  Elsa, conocida también como “la reina de las nieves”. Aymeric, responsable comercial de vitalidad inagotable, y Paul, que también responde al apelativo de Lord o Sir Paul, director técnico, han sabido rodearse bien para poner en práctica la idea de Frédéric, el asesor del que surgió la idea del proyecto. A este equipo se han sumado de manera puntal ingenieros ávidos por saciar su curiosidad y apasionados de la tecnología, como Khalid.
Todos tienen en común el gusto por la investigación y una cierta querencia por los temas complejos.